miércoles, 28 de marzo de 2012

Otra voz de un obispo español


En la revista «Con Vosotros», un semanario de la Iglesia en Ciudad Real, el obispo de esta diócesis, Antonio Algora, publica una carta donde critica la Reforma Laboral al asegurar que «rebaja claramente los derechos de los trabajadores y busca establecer un mercado de trabajo en el que los empleadores hagan y deshagan a su antojo»

A continuación, la carta pastoral:

No me toca a mí juzgar de la conveniencia o no, en el aspecto técnico y jurídico, de una Ley en un momento determinado en el que la sociedad entera está amenazada por una Crisis global sin precedentes en la historia humana. Los ciudadanos de la calle no tenemos elementos de juicio suficientes para dar una opinión técnica en temas cada vez más complejos. En estos momentos, nos hemos de fiar de las instituciones que deben entender de problemas de tan gran magnitud. Por esto, les debemos exigir a dichas instancias políticas, sindicales, empresariales, financieras y a los distintos colectivos de expertos que actúen con responsabilidad y, si siempre tenemos todos la obligación de construir el bien común, anteponiéndolo a intereses particulares, ahora más que nunca corresponde mayor obligación al que más puede.
Dicho esto, de lo que sí estamos en condiciones de juzgar es de la bondad o maldad de una Ley que rebaja claramente los derechos de los trabajadores respecto a situaciones anteriores, y lo peor es que llevamos muchos años ya de nuestra democracia donde siempre los perdedores en el concierto social, repito, siempre, son los mismos y siempre los más débiles.
Nadie habla de provisionalidad en las medidas que se están tomando, luego lo que se quiere hacer es establecer un "mercado de trabajo" en el que los empleadores hagan y deshagan a su antojo, olvidando que el "empleado" posible es, ante todo y sobre todo, "persona" a la que otros han dado la vida, la han educado, tiene necesidades básicas: familiares y sociales, no es una mera fuerza de trabajo que se admite o despide unilateralmente y durante un largo periodo de tiempo, pues, en un año de provisionalidad en el empleo (esto es lo que dice la Ley), puede ocurrir de todo, desde una gripe a un suceso familiar al que hay que atender antes que a cualquier otra urgencia de la vida de la empresa. Las personas no somos tan flexibles, tan elásticas, como nos quieren hacer creer.
¿De verdad no hay otras soluciones para crear puestos de trabajo? Parece mentira que a día de hoy tengamos que echar mano de usos del pasado que trajeron tanta injusticia y explotación a los trabajadores. Con estas medidas y sin meterme a profeta, se van a conseguir los mismos frutos de un pretendido bienestar, hasta es posible, pero no habremos avanzado nada en que el trabajador se sienta realizado con su trabajo y le sirva para llevar una vida estable y sin sobresaltos; que haga posible la familia, la educación de los hijos, el tejido social compacto y fuerte que hace personas y países fuertes para soportar las inclemencias de las coyunturas históricas.
Y, si no queda más remedio que aplicar hoy estas medidas, ¿no han de ser complementadas por otras en las que lo central sea la vida de las personas? ¡Tantos avances tecnológicos para esto! Da la impresión de que las sociedades desarrolladas van a ser las que más poder concentren en menos manos y esto no se corresponde con las aspiraciones de una sociedad democrática avanzada. Los jefes políticos europeos toman sus medidas por vía de urgencia sin apenas contar con los parlamentos respectivos; los poderes financieros se están concentrando en muy pocas manos. No sé si es muy descabellado pensar que, en el río revuelto de la Crisis, están pescando los más poderosos sin contar con la opinión de la sociedad.
Elevemos nuestras oraciones para que Dios nuestro Señor cuide de los más perjudicados de esta malísima situación que ya cuenta en nuestra España con más de once millones de pobres.
Vuestro obispo,
+ Antonio
(obispo de Ciudad Real)

Leer más...

martes, 20 de marzo de 2012

La gestión del miedo: un enfoque desde la mediación social


20 marzo, 2012 Javier Malagón
http://javiermalagon.com/2012/03/20/la-gestion-del-miedo-un-enfoque-desde-la-mediacion-social-2/
Leo hoy en el diario ABC, refiriéndose a Francia, que el racismo y la xenofobia no han dejado de crecer en los últimos diez años.
Me pregunto en qué medida ese aumento se debe a un vacío político y moral dejado por el retroceso o la laxitud del Estado del Bienestar, la izquierda democrática o las Iglesias; entre otras instituciones que han contribuido a la construcción de una sociedad que puso en su frontispicio la convivencia pacífica y fraterna, la libertad, la igualdad…, en definitiva altos valores de dignidad y Derechos Humanos.
Hoy la crisis y su gestión están echando abajo algo que costó mucho construir, en lo que se comprometieron millones de vidas incluso, frente a las fuerzas depredadoras de la industrialización (capitalista o comunista), el fascismo y cualquier otra forma de autoritarismo político, moral o religioso.
Hoy, en aras de la recuperación económica, nuestros gobernantes -y los bancos a los que se deben- dan por bueno que se sacrifiquen los avances en las condiciones de vida de millones de ciudadanos, a los que se deja al albur de su suerte, con vagas, imprecisas promesas de que es lo mejor para que la economía y los beneficios se recuperen (no así el empleo, pues es condición necesaria que los viejos empleos se destruyan y los nuevos se precaricen).
Cruel lógica es esa, en la que la recuperación económica exige el sacrificio de los menos fuertes, de los peor adaptados. A eso le hemos llamado siempre la Ley de la Selva y su triunfo, de la mano de una despiadada ideología neoliberal, supone una agresión de dimensiones históricas al proyecto civilizatorio que, enraizado en el Cristianismo, el Judaísmo y el Islam, e impulsado por el Renacimiento, la Ilustración, los valores republicanos y los movimientos socialistas democráticos, tuvo como objetivo sacar al Hombre de su “estado de Naturaleza”, es decir, evitar que volviera a la selva de la que surgió.
Cuando la Ley de la Selva subyace en la Ley de los Mercados los más débiles se asustan porque saben que el espacio que les proporciona soporte vital está comprometido. Asustarse es lo normal, tener miedo es razonable en estas circunstancias. Lo que marca la diferencia es la gestión del miedo que se haga, pues hay varias alternativas, integradoras unas, excluyentes otras. De ello dependerá el rumbo que van a tomar las respuestas ciudadanas. En Francia -y en otros lugares de Europa- muchos han tomado ya el camino del autoritarismo populista, racista, xenófobo, antisemita… y violento.
Estoy seguro de que muchos gobernantes y ciudadanos de derechas y de izquierdas, religiosos y no religiosos, están de acuerdo en que seria un desastre histórico dejar caer el proyecto civilizatorio que sustenta nuestras democracias. Esa caída está ya sucediendo y puede que, más pronto que tarde, pasemos de un punto de no retorno.
¿Qué hacer? Las viejas respuestas que conducen, exclusiva o principalmente, a la confrontación entre la izquierda y la derecha, entre patronal y sindicatos, entre los creyentes y los no-creyentes religiosos, esas respuestas -como digo- son insuficientes, puede incluso que contraproducentes y no hagan otra cosa más que acelerar el desastre si no van acompañadas de una voluntad y un esfuerzo compartidos por gestionar los conflictos salvando el proyecto de convivencia democrático, social y colaborativo que surgió en Europa tras la 2ª Guerra Mundial y cuya construcción sigue a medias.
En mi opinión, para que esto no ocurra es necesario que surjan y operen nuevos agentes mediadores, plurales, individuales y colectivos, dialogantes, colaborativos, que estén distribuidos por toda la sociedad formando redes: en la derecha, en la izquierda, en las instituciones religiosas, en el ámbito de la economía, de la política, de la educación, de la cultura…
Es necesario un nuevo enfoque mediacional de la gestión del miedo; y ese enfoque es el lugar de encuentro de todos los que pensamos que ningún ser humano sobra y que la selva no es el mejor sitio para vivir.
Leer más...

Alteraciones en el blog

Las alteraciones en el blog (espacios en blanco que aprecen en las últimas noticias, se deben a que "alguien" a quien le debe molestar la plural información conciliar, se ha dedicado a meter imágenes grotescas. De momento; y, mientras seguimos investigando, nos hemos limitado a bloquearlas, por lo que aparecen estos espacios en blanco. En fín, cada cual se entretiene a la altura de sus conocimientos y estilo. Por sus hechos los conoceréis... Leer más...

SUELDO Y TRABAJO DEL SACERDOTE

No es el vídeo, ¡es lo sesgado de la opción sacerdotal!
JOSÉ IGNACIO CALLEJA SÁENZ DE NAVARRETE, sacerdote, igcalleja@euskalnet.net
VITORIA-GASTEIZ.
ECLESALIA, 20/03/12.- "No te puedo prometer un gran sueldo, pero te prometo un trabajo fijo". Así arranca una campaña vocacional de la Iglesia Católica. A éste lo siguen otros mensajes, igual de concisos y directos, pero con mejor propósito de entrar en el meollo de la vocación y misión del sacerdote.
En cuanto a ese dicho inicial, yo lo veo como un guiño comercial pero muy peligroso. Ha decidido jugar sus cartas como lo hace la comunicación y publicidad contemporánea. Máxima simplicidad y un punto de provocación. Por una vez, salimos del aburrido modo de presentarse las campañas de la Iglesia. Ahora bien, el guiño del trabajo fijo tiene su gancho, pero si es una broma, - como dicen muchos -,¿el resto del vídeo ya no es broma? ¿Significa que en el resto del vídeo la Iglesia da “el do de pecho” por presentar la identidad y misión del sacerdote?
Pues ya que me urgen a atender al resto del vídeo, lo digo con todo respeto a los compañeros que prestan su mejor testimonio, pero es un sacerdocio tan elitista en su autoconciencia vocacional, como de trazo corto en su pastoral. Porque muy humildemente, - en la lógica del vídeo -, vamos a ser servidores de los hermanos, sí, pero desde “una llamada que nos hace únicos”; nos importa el mundo, sí, pero para nuestros fines de Iglesia, sacramento universal de salvación; y nos volcaremos en los que sufren, sí, pero las estructuras sociales de injusticia no es lo nuestro.
No quiero seguir con un análisis en profundidad del texto, en clave de teología del sacerdocio, de la iglesia y del mundo, bajo el prisma del Evangelio de Jesús, del Vaticano II y del mundo, hoy. Al parecer el vídeo no pretendía una cosa tan sesuda. Un vídeo es un vídeo, y punto, - se dice -. No puede. Lo entiendo. Pero, ¡qué casualidad!, éste sale sesgado hacia un sacerdocio inequívocamente “eclesiástico”, religiosamente, “elitista”, y pastoralmente, tan generoso en la entrega que reclama, ¡lo reconozco y valoro!, como corto en su encargo.
Yo también voy a ser breve, - lo repito -, y si es verdad que no pocos reclaman que atendamos menos a la primera frase, a favor de las demás, ahora lo digo: lo hice por respeto a los compañeros que dan su testimonio, pero el conjunto me parecía, entonces, y ahora, con graves carencias de fondo, en cuanto a la identidad y misión del sacerdote, hoy. Eso, sin mentar ni de pasada lo que es más profundo: el aislamiento en que se sigue presentando el sacerdocio ministerial, respecto de las demás vocaciones en la Iglesia, y en particular, de la igualdad de las mujeres cristianas a sentirse llamadas por Dios a todos los ministerios eclesiales, incluido ese sacerdocio. Para “servir”, por supuesto.
Así que lo reconozco, el vídeo me gusta en su hechura mediática y para el fin que pretendía, pero el precio teológico y eclesial pagado, no había por qué. Lo mismo se puede hacer con más riqueza y equilibrio sobre el ministerio sacerdotal. Pero es una opción que faltó. O una opción que sobró, según se mire. Esto es lo que digo. No me convence por su planteamiento, tan generoso en los testimonios, como sesgado en su propósito identitario y pastoral. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
Leer más...

martes, 6 de marzo de 2012

Información sobre recursos educativos de la Delegación Diocesana de Enseñanza Religiosa de Tenerife


La Delegación Diocesana de Enseñanza de Tenerife dispone de dos recursos que creemos pueden servir a muchos:
Para JOVENES:
http://www.kankajo.com/

Para apoyar la labor educativa de la FAMILIA
http://educardesdelafamilia.blogspot.com/
http://www.tenerifeere.org/course/view.php?id=28
Para quienes os pueda interesar
Leer más...

domingo, 4 de marzo de 2012

Comunicado de la HOAC y la JOC


La HOAC y la JOC ante la nueva reforma laboral
17 febrero 2012

Comunicado conjunto.

La Juventud Obrera Cristiana y la Hermandad Obrera de Acción Católica,como parte de la Iglesia en el mundo obrero y del trabajo, ofrecemos esta reflexión ante la aprobación por el Consejo de Ministros de una nueva reforma laboral.
Nos encontramos con la 16ª reforma del mercado de trabajo en democracia. Hasta ahora las sucesivas reformas laborales llevadas a cabo por los gobiernos, de uno u otro signo político, bajo el pretexto de modernizar y flexibilizar dicho mercado laboral, han transformando la concepción y función del trabajo asalariado en nuestra sociedad y están socavando los derechos de las personas trabajadoras y de sus familias.
Estas reformas siempre se han presentado como una necesidad para combatir el desempleo, pero sólo han conseguido:

‐ incrementar el empleo temporal, especialmente para los jóvenes;
‐ diversificar las modalidades de contratación a la carta;
‐ abaratar el coste del despido;
‐ reducir el crecimiento de los salarios;
‐ devaluar lo público (servicios sociales, educación y sanidad).

En definitiva, han profundizado en el trabajo precario y en el empobrecimiento de las familias trabajadoras. Un ejemplo lo tenemos en los años de crecimiento económico anteriores a la actual crisis: aún creándose riqueza y empleo, estos no sirvieron para disminuir la pobreza en nuestro país.
Ninguna reforma ha estado orientada hacia la expansión de un empleo decente como Benedicto XVI reclama en la encíclica Caritas in veritate.
Los derechos que emanan de un trabajo a la altura del ser humano no pueden estar subordinados a las exigencias económicas. Es la economía la que debe orientarse a las necesidades de las personas y de sus familias; es el ser humano el centro de la actividad económica y laboral. El respeto a la dignidad del trabajo, vinculado a la dignidad de la persona, es y debe ser el criterio central de una economía orientada por “una ética amiga de la persona”. (Benedicto XVI, Caritas in veritate, 45)
Esta nueva reforma es otra agresión al trabajo humano como principio de vida. Creemos que una reforma laboral que pretende ser completa y marcar un antes y un después en las relaciones laborales, no puede hacerse sin el suficiente consenso social entre las personas trabajadoras y el colectivo empresarial. Y tendría,
además, que responder a las necesidades de las familias trabajadoras y no a las exigencias impuestas por los mercados financieros, las grandes empresas, las instituciones comunitarias y los organismos económicos internacionales.
Esta reforma laboral es una vuelta de tuerca más para flexibilizar el mercado de trabajo:
‐ Quiebra el derecho constitucional a la negociación colectiva y a la capacidad organizativa de los trabajadores –no existe negociación real de los trabajadores en el ámbito de la empresa cuando el 95% del tejido productivo español está compuesto por empresas de menos de 50 trabajadores. Este Real Decreto contempla la fractura
de la cohesión social al habilitar la “caducidad” de los convenios colectivos desincentivando cualquier negociación entre las partes.
‐ Facilita y abarata la expulsión del mercado de trabajo: quita trabas al despido por causas económicas; rebaja la indemnización del improcedente (pasando a 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades) y elimina la autorización
administrativa para poder llevar a cabo los expedientes de regulación de empleo. Los contratos indefinidos con esta nueva regulación tampoco tendrán, como los temporales, condición de estabilidad.
‐ Abre el camino para ajustar los salarios a la productividad. Con esta reforma, los salarios de los trabajadores más débiles van a depender de la voluntad unilateral del empresario.
‐ Dificulta, cuando no impide o precariza, el empleo juvenil. Más del 80% del empleo destruido por la crisis corresponde a empleo juvenil. El nuevo contrato de trabajo indefinido, especialmente para jóvenes (también para desempleados de larga duración),
dirigido a las empresas de menos de 50 trabajadores, se puede convertir, más que indefinido, en un contrato temporal sin causa justificada. Estas nuevas modalidades de contratación y regulación ponen en serio peligro, aún más, la estabilidad presente y futura de la mayor parte de la juventud.
No compartimos la individualización de las relaciones laborales que propone esta reforma. Recordamos a nuestros gobernantes que el trabajo es una experiencia comunitaria y que una de las funciones de la empresa, según la Doctrina Social de la Iglesia, es favorecer la comunitariedad. Todo lo que suponga la individualización, dar prioridad a los intereses personales frente a los colectivos, significa romper la vocación a la comunión del ser humano.
No es lícito eliminar derechos y protección de las personas trabajadoras con el argumento de combatir el desempleo y de reducir la temporalidad, cuando han sido las políticas económicas de los últimos gobiernos las que han provocado que haya un tejido productivo tan débil y un empleo tan precario.
No podemos seguir flexibilizando las relaciones laborales sin garantizar la seguridad de una vida digna para las personas trabajadoras y sus familias. Y esta reforma se lleva a cabo en un contexto de quiebra del Estado de Bienestar, de reducción del Sector Público y de recortes de los servicios y prestaciones sociales
sin precedentes. Esta reforma rompe el débil equilibrio conquistado históricamente
entre capital‐trabajo, alejándose del principio siempre defendido por la Iglesia de la prioridad del trabajo frente al capital. Además, supone un nuevo golpe al Derecho Laboral limitando su capacidad de frenar la creciente mercantilización y “cosificación” del trabajo humano. Consideramos que este gobierno ha aprovechado el
estado de quietud y miedo de la mayor parte de la ciudadanía, para eliminar viejas conquistas laborales y aspiraciones conseguidas tras muchas luchas de tantas personas a lo largo de la historia.
Leer más...

Rouco se enfrenta a los obreros católicos por la reforma laboral


HOAC y JOC piden a la Iglesia que esté "al lado de los empobrecidos” y el cardenal les desautoriza

EL PAÍS. Juan G. Bedoya Madrid 3 MAR 2012

La brecha entre la jerarquía del catolicismo y sus bases se ahonda, ahora a causa de la reforma laboral del Gobierno del PP. “Es otra agresión al trabajo humano como principio de vida y rompe el débil equilibrio conquistado históricamente entre capital-trabajo, alejándose del principio defendido por la Iglesia de la prioridad del trabajo frente al capital”, dicen la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y la Juventud Obrera Cristiana (JOC) en un comunicado distribuido a las parroquias con un comentario del delegado de Pastoral del Trabajo del Arzobispado de Madrid, Juan Fernández de la Cueva. Poco más tarde, el cardenal Antonio María Rouco ordenó a sus vicarios que desautorizasen sendos documentos “a la mayor brevedad”.

Según HOAC y JOC, la reforma “supone un nuevo golpe al derecho laboral limitando su capacidad de frenar la creciente mercantilización y cosificación del trabajo humano. “Este Gobierno ha aprovechado el estado de quietud y miedo de la mayor parte de la ciudadanía para eliminar viejas conquistas laborales y aspiraciones conseguidas tras muchas luchas de tantas personas a lo largo de la historia”, añaden.

Las dos organizaciones de obreros católicos instan más tarde “a los partidos políticos a corregir y reorientar, en el proceso parlamentario, la reforma poniendo en el centro de la misma el trabajo decente y con derechos”. También animan “a participar en las iniciativas y movilizaciones que se convoquen por parte de las organizaciones eclesiales, sociales y sindicales”.

Las organizaciones instan a defender el "trabajo con derechos"

Entre los argumentos que esgrimen para calificar la reforma como “una vuelta de tuerca más para flexibilizar el mercado de trabajo”, destacan la “quiebra el derecho constitucional a la negociación colectiva y a la capacidad organizativa de los trabajadores”; el que “facilita y abarata la expulsión del mercado de trabajo porque quita trabas al despido por causas económicas; que rebaja la indemnización del improcedente y elimina la autorización administrativa para poder llevar a cabo los expedientes de regulación de empleo”; porque “abre el camino para ajustar los salarios a la productividad de forma que los trabajadores más débiles van a depender de la voluntad unilateral del empresario”, y porque “dificulta, cuando no impide o precariza, el empleo juvenil”.

En el comunicado, JOC y HOAC se presentan “como parte de la Iglesia en el mundo obrero y del trabajo”. Por eso no extrañó que, inmediatamente, se hiciera eco de sus criterios la delegación del Pastoral del Trabajo del arzobispado que preside Rouco, incluso con alabanzas. Así, después de subrayar “la necesidad de hacer lectura cristiana de la reforma laboral", el delegado diocesano dice que "es importante que los criterios cristianos de la Doctrina Social de la Iglesia formen parte de nuestro juicio, por encima de las ideologías económicas o políticas”.

Añade: "Esta delegación diocesana os adjunta el comunicado elaborado por la HOAC y la JOC, movimientos apostólicos de Acción Católica, porque puede ayudar a analizar un hecho social que cae dentro de la dimensión social de la fe". Firmaba el delegado de Pastoral del Trabajo, el sacerdote Juan Fernández de la Cueva, al que el cardenal también deja en evidencia. Lo hace, sobre todo, en el primer punto de la nota del arzobispado, que dice: “La Delegación Episcopal Diocesana de Pastoral del Trabajo ha enviado a todas las parroquias un comunicado elaborado por la HOAC y la JOC de ámbito nacional. Nuestra diócesis no se identifica con el contenido de dicho documento, ni se hace responsable del mismo, considerando improcedente su difusión. En las vicarías territoriales [esta nota] debe enviarse a los arciprestes a la mayor brevedad posible, a fin de que éstos la envíen a las parroquias y lugares de culto de su respectivo arciprestazgo”.
Leer más...

viernes, 2 de marzo de 2012

La expresión de un colectivo en Madrid. Matices y puntuaciones

Comunicado en relación a la polémica creada por la convocatoria de movilizaciones por parte de los sindicatos el próximo 11 de marzo
01/03/2012
La Asociación 11M Afectados del Terrorismo, en relación a la polémica suscitada en el día de hoy con motivo de la convocatoria por parte de los sindicatos de una movilización para el próximo 11 de marzo, quiere manifestar que:
1. Esta Asociación nunca se ha posicionado sobre las manifestaciones, concentraciones, actos públicos o comerciales que se han llevado a cabo ni en 11 de marzo, ni en ninguna otra fecha. Sólo hay que recordar que el mismo 11 de marzo de 2004 se mantuvieron las ferias comerciales que había en IFEMA mientras el pabellón Nº 6, se convertía en nuestro anatómico forense. Nunca nos hemos dejado utilizar política, ni partidariamente, no hemos salido a la calle contra ningún gobierno, hemos acatado las sentencias judiciales y hemos creído en nuestro Estado de Derecho, donde se incluyen la libertad de asociación y manifestación que recoge nuestra Carta Magna.
2. Por desgracia, el calendario de los españoles de paz está dolorosamente marcado por los actos terroristas que nos han ido desangrando durante demasiados años. Casi todos los días tenemos una "estrellita" a la que recordar y a la que hacer homenaje. Si por esta razón fuera, casi ninguno de los 365 días del año serían hábiles para organizar ningún tipo de manifestación, concentración o evento.
3. Creemos que nuestro deber es, entre otras obligaciones que nuestros Estatutos marcan, proteger y homenajear la memoria de las víctimas y afectados del terrorismo. Es por eso que nuestras actividades In Memoriam van a mantenerse en la fecha marcada en rojo en nuestros calendarios para homenajear a las víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Nunca se nos ocurriría pedir que pararan el futbol, o ni siquiera que guardaran ese día un segundo de respeto y memoria, por la misma razón no entraremos al juego maniqueo de deslegitimar a los sindicatos.
4. No elegimos el 11 de marzo, nos lo impusieron, hemos hecho de él nuestro día y así lo mantendremos contra viento y marea, como nuestra fecha de duelo y homenaje, pero creemos firmemente que no tenemos propiedad exclusiva sobre esa fecha. Por suerte, la vida avanza, aunque esté parada para nosotros y aunque a nuestros seres queridos nos los arrebataran para siempre y a otros nos los dejaran heridos de por vida.
Por último, indicar que nuestra Asociación mantiene para el día 11 de marzo de 2012 su agenda de actos In Memoriam. Sólo nos queda por confirmar que el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, una vez que nos ha negado hacer el acto en el monumento a las víctimas porque interferíamos en el suyo, nos conceda realizar una ofrenda floral en la plaza de Cervantes, aunque nosotros la realizaremos a las 12,30 en el templete, porque a las víctimas hay que cuidarlas todos los días, incluso en esos detalles.
Entre los actos previstos, no están los actos organizados por el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid, pues al terminar la redacción de esta nota no hemos sido invitados a ninguno de ellos.
Leer más...

Vídeos sobre pobreza y subdesarrollo

Loading...

Vídeos sobre ecología y cambio climático

Loading...

Vídeos sobre guerra y conflictos armados

Loading...