domingo, 10 de octubre de 2010

Desmonte de una falacia


D. Demetrio Valentini
En esta campaña electoral está habiendo una doble falacia que debe ser desmontada.

En primer lugar, se invoca a la autoridad de la CNBB para posiciones que no son de la entidad ni cuentan con su respaldo, pero se presentan como si fueran manifestaciones oficiales de la CNBB.
En segundo lugar se invoca una causa de valor indiscutible y fundamental, como es la cuestión de la vida, y se hace de esta causa un instrumento para acusar de abortistas a los adversarios políticos, que así pasan a ser condenados, como si estuvieran contra la vida y a favor del aborto.
En concreto, para hacer más clara la falacia, e instar a su desmonte:

La presidencia de la Regional Sur 1 de la CNBB incurrió como mínimo en un serio equívoco cuando apoyó la manifestación de las comisiones diocesanas que señalaban claramente que no iban a votar a los candidatos del PT, en especial a la candidata Dilma.
Ahora, los obispos de la Regional ya habrían manifestado oficialmente su posición ante el proceso electoral. ¿Porque la Presidencia de la Regional necesitaba dar respaldo a un documento cuyo tenor, evidentemente no correspondía a la tradición de imparcialidad de la CNBB? Esta actitud de la presidencia de la Regional Sur 1 compromete la credibilidad de la CNBB, si no cuenta con un urgente esclarecimiento que todavía no ha sido hecho, alertando sobre el uso electoral que se le está dando a este documento, firmado por los tres obispos de la presidencia de la Regional.
Este engaño todavía está produciendo consecuencias. Pues el mismo día de las elecciones fueron distribuidas en las iglesias, al amparo de la ley electoral, millares de folletos con la nota de la Regional Sur 1 como si fuera un texto patrocinado por la CNBB nacional. En la medida en que ese equivoco no fue deshecho, infelizmente la declaración de la PRESIDENCIA DE LA Regional Sur de la CNBB continúa a disposición de la voluntad deshonesta de quien la está explotando electoralmente. Prueba de este hecho lamentable es la abundancia con las que está siendo impresa y distribuida.
Ante la gravedad de este hecho sería bien venido un esclarecedor pronunciamiento de la Presidencia Nacional de la CNBB, que honrará la tradición de prudencia e imparcialidad de la institución.

La otra falacia es más sutil y más perversa. Consiste en enarbolarse en defensores de la vida, para acusar de abortistas a los adversarios políticos; para así impugnarlos como candidatos, alegando que no pueden recibir el voto de los católicos.
Usan de este artificio para hacer de una causa justa el pretexto de propaganda política contra sus adversarios y, lo que es peor, invocando para esto a la fe cristiana y a la Iglesia Católica.
Pero no para ahí esta falacia. Existe en ella una clara posición ideológica, traducida en opción política reaccionaria. Nunca relacionan el aborto con las políticas sociales que necesitan ser emprendidas a favor de la vida.
Votan, sin constricciones, al sistema que produce la muerte y se declaran a favor de la vida.
En nombre de la fe se consideran con derecho a condenar a todos los que disienten de sus opciones políticas. Pretenden revestir de honestidad una maniobra que no consigue ocultar su intento electoral.

Ante esta situación, son importantes y necesarios los esclarecimientos. Más importante aún es la vigilancia del elector, que tiene todo el derecho a saber las cosas, también aquellas tramadas con astucia y malicia.

Dom Demetrio Valentini
Obispo de Jales
(Traducción del portugués: Emilia Robles)

No hay comentarios:

Vídeos sobre pobreza y subdesarrollo

Loading...

Vídeos sobre ecología y cambio climático

Loading...

Vídeos sobre guerra y conflictos armados

Loading...