jueves, 14 de octubre de 2010

CARTA ABIERTA A DOM DEMETRIO


Estimado Dom Demetrio:

Quiero agradecerle públicamente sus palabras esclarecedoras sobre la manipulación de la religión católica al final de la campaña electoral, por la difusión de un mensaje de los tres obispos de la comisión representativa de la regional sur I de la CNBB, condenando a la candidata del actual gobierno y prohibiendo a los católicos que la voten.
Gracias a usted sabemos que esa divulgación del documento de la dirección de Sur I no fue expresión de la voluntad de la CNBB, sino contraria a la decisión de la CNBB en su última asamblea, ya que ésta había decidido que los obispos no iban a intervenir en las elecciones.
Ahora sabemos que el documento de los obispos de la comisión representativa de la regional Sur I fue divulgado a finales de agosto y, durante un mes casi, permaneció ignorado por la inmensa mayoría del pueblo brasileño. Ahora, dos días antes de las elecciones, un grupo, al servicio de la campaña electoral de un candidato, en una actuación de evidente y sucia manipulación, divulgó con abundantes recursos y mucha algarabía ese documento, generando una tremenda confusión en muchos votantes. Por el modo en que ese documento fue presentado, comentado y divulgado, se daba a entender que el episcopado brasileño prohibía que los católicos votaran a los candidatos del P.T. y, sobre todo, a su candidata para la presidencia. Dos días antes de las elecciones los acusados ya no podían reaccionar, presentar una defensa o una explicación. A los ojos del público la Iglesia estaba dando el golpe que siempre se teme en la víspera de las elecciones, cuando se divulga el supuesto escándalo de un candidato. Era una jugada sucia por parte de los manipuladores, ya que daba la impresión de que el golpe venía siendo dado desde la misma Iglesia.

Si los obispos que firmaron el documento de agosto no protestasen contra la manipulación que se hizo de su documento, serán cómplices de la manipulación y a los ojos de la ciudadanía serán percibidos como correas de transmisión electoralistas. Si la CNBB no se pronunciara públicamente con mucha claridad sobre esa manipulación del documento por grupos políticos sin escrúpulos, será cómplice de que decenas de miles de católicos vayan a ir ahora al segundo turno, pensando que están desobedeciendo a los obispos. Sería una primera experiencia de desobediencia colectiva inmensa, un precedente muy peligroso. Además ciertamente afectará a la credibilidad de la Iglesia Católica en la sociedad civil, algo que no nos gustaría experimentar en e esta época en la que ya está perdiendo tantos fieles.

Si el episcopado católico diera la impresión de que la divulgación de este documento en esa circunstancia representa a la voz de la Iglesia en relación a las elecciones de este año muchos van a entender que eso significa una intervención de los obispos católicos para defender al candidato de las élites paulistas contra la candidata de los pobres. Los pobres tienen mucha sensibilidad y sienten muy bien lo que pasa en la conciencia de las élites. Saben muy bien quien está con ellos y quien está contra ellos. Van a pensar que la cuestión del aborto es sólo un pretexto que oculta una cuestión social, el desprecio de las élites, sobre todo de las de Sao Paulo por la masa de los pobres de este país.

Millones de pobres votaron y van a votar a la candidata del gobierno, porque su vida cambió. Por primera vez en la historia del país vieron que un gobierno se interesaba realmente por ellos y no solamente por palabras. No fue solo un cambio material, sino sobre todo el acceso a un sentimiento de dignidad. “por primera vez un gobierno se dio cuenta de que nosotros existimos” Eso es lo que podemos oír todos los días en boca de los pobres. Un pueblo que tenía vergüenza de ser pobre, descubrió su dignidad. Por eso, el voto de los pobres, este año, es un acto de dignidad. Las élites no pueden entender eso. Pero quien está en medio del pueblo, entiende.

Los obispos pueden recordar que la Iglesia en Europa es lo que es, porque durante más e d100 años los obispos se posicionaron siempre contra los candidatos de los pobres, de los obreros. Siempre estaban al lado de los ricos, bajo los pretextos más diversos. Y al fin sucedió lo que podemos ver. Abandonaron la Iglesia: ¡Cuidado, que no suceda lo mismo aquí! Los pobres saben, son bien conscientes cuando son humillados. No esperaban una humillación por parte de la Iglesia. Por eso es urgente dirigirse a ellos.
Una declaración clara de la CNBB debe tranquilizar la conciencia de los pobres de este país. Si es verdad que esa divulgación del documento en la forma en que fue hecha no representa la voluntad e los obispos de la Regional Sur I y mucho menos la voluntad de todos los obispos del Brasil. Pero la mayoría de los ciudadanos no lo sabe y queda perturbada o indignada por esa propaganda que hubo.

No quiero juzgar el famoso documento. Seguramente los redactores actuaron de acuerdo a su conciencia. Pero no puedo dejar de pensar que en esa manipulación política, que fue la divulgación de su documento en víspera de las elecciones, daba la impresión de que estaban reduciendo su ministerio a una simple correa de transmisión electoralista. El obispo no fue ordenado para ser un transmisor electoral. Si no hubiera un esclarecimiento público, quedará la imagen de una iglesia connivente con maniobras espúreas

Dom Demetrio, usted hace justicia a su fama de persona fiel, abierta, comprometida y valiente con los pobres y los laicos de este país. Por eso, usted merece toda la gratitud de los católicos que quieren una iglesia clara, limpia, abierta, dialogante. Demonizar a la candidata del gobierno como se hace, basándose en declaraciones que no han sido claras, es una actitud prejuiciosa totalmente antievangélica. Queremos seguir confiando en nuestros obispos y por eso esperamos palabras claras. Gracias, Dom Demetrio.

José Comblin, cura y pecador.
5 de octubre de 2010


No hay comentarios:

Vídeos sobre pobreza y subdesarrollo

Loading...

Vídeos sobre ecología y cambio climático

Loading...

Vídeos sobre guerra y conflictos armados

Loading...