lunes, 23 de marzo de 2009

Obispos y cardenales: Cuatro palabras por la misericordia


Hoy podemos presentar con gozo, junto a las palabras del Presidente de la Comisión Pontificia por la Vida y a las del Obispo de Nanterre, cuatro palabras más,de tres obispos y un cardenal, en respuesta a la excomunión de la madre y los médicos involucrados en el aborto de una niña de 9 años. Son voces distintas de las que acostumbramos a escuchar, de autoridades eclesiásticas, en los últimos tiempos (con contadas excepciones); y rebosan misericordia, humanidad y sensatez.
Introducen matices(lo contrario del integrismo y el fundamentalismo)y pueden aportar paz a la comunidad cristiana y a muchas personas afligidas y lastimadas por la vida.
Para facilitar su lectura, las presentamos una a continuación de otra, con los títulos correspondientes. Ojalá pronto podamos escuchar también otras palabras diferentes a las que han resonado en África de labios del Papa,referentes al preservativo y la prevención del SIDA; y que han producido consternación y estupor en todo el mundo.

El aborto y la excomunión en Brasil
Declaración del Presidente de la Asamblea de los Obispos Católicos de Quebec

La violación y el incesto de niños son crímenes atroces que inspiran horror y repugnancia. Nos resulta difícil expresar el dolor y la tristeza que sentimos ante la terrible tragedia que viven muchos niños y familias frente a estos ataques inhumanos.

El caso de Brasil, de la niña violada durante años, que quedó embarazada, es una tragedia sin nombre. Exponemos este drama como otra manifestación del misterio del mal en este mundo; y suplico al Señor en la oración nos de compasión a todos, para que esta niña crezca rodeada por todo el amor y todos los cuidados posibles.

No es necesario hacer hincapié en que el agresor de esta niña debe ser detenido y juzgado. El proceso judicial no eliminará todo el dolor en torno a esta tragedia, pero al menos será la voz de la desaprobación universal sentida ante esa calamidad.

La madre del niño se enfrentó a una situación humanamente insostenible. La pequeña estaba embarazada. Con un equipo médico, decidió interrumpir el embarazo. Uno puede fácilmente imaginar el calvario que ha vivido y sigue viviendo.

Por supuesto, el aborto es una tragedia y, moralmente, es una falta muy grave. Y, sí, el Código de Derecho Canónico - las leyes de la Iglesia Católica - consideran la excomunión de todo aquel que "procura un aborto." Pero en el mismo código también se enumeran todas las circunstancias que pueden hacer que una pena canónica no se aplique o se vea mitigada. Esto se da particularmente en el caso en el que una persona

ha actuado forzada por una grave preocupación
(artículo 1324).

Invitamos a todos los católicos y todos los creyentes a volverse hacia el Señor en lo profundo de su corazón, y a unir sus oraciones a las nuestras por todos los afectados por esta tragedia. En este tiempo de Cuaresma, oramos también por todos aquellos que, en todo el mundo, quedan con la vida desgarrada cuando los niños son maltratados y abusados. Y, para seguir a Cristo, nos atrevemos a orar por la conversión de los delincuentes, cuyas acciones tienen consecuencias terribles.

+ Martin Veillette
Presidente
Asamblea de los Obispos Católicos de Quebec
Montreal, 13 de marzo de 2009
====================

La bondad y la misericordia de Cristo Jesús

Roger † Ébacher. Obispo de Gatineau

En las últimas semanas, los medios de comunicación se hacen eco de la drama de la mujer brasileña, la madre de una niña de nueve años de edad, embarazada de su padrastro. Fue excomulgada por su obispo, así como el equipo médico que practicó el aborto. Este gesto de mi hermano obispo me sorprende y me resulta aún difícil de comprender, tanto más, cuando el mismo Código de Derecho Canónico prevé los casos en que la pena no se aplica (artículos 1323 y 1324).
Ya el hecho de que esta chica fuera violada durante años, por una persona que debería haberla protegido, es una terrible tragedia. Porque se ha herido profundamente la vida de este niña. El hecho de que ella se quedara embarazada amplifica el drama, poniendo en peligro su vida. A continuación, adjuntar una excomunión sólo es añadir dolor al dolor y causar sufrimiento y escándalo entre muchos de todo el mundo.
Las madres saben que un alumbramiento necesita de energía y fuerza moral. Esta niña ¿podía realmente vivir ese trauma sin quedar herida por la vida, incluso por la muerte? ¿Podía, psíquicamente, llevar a término un embarazo? ¿Y qué es lo que la madre de esta chica podría hacer como elección? Al plantear estas cuestiones, no estoy por el aborto, que sigue siendo un mal. Pero es, tal vez, un mal menor en tales situaciones extremas, teniendo en cuenta todas las circunstancias experimentadas. Los principios pueden ser claros, la vida no es blanco o negro. Está compuesta de tantas zonas grises que se necesita saber mirar con bondad y compasión.
Entonces, ¿cómo decir en este caso que la violación es menos grave que el aborto? Por supuesto, el aborto es un acto de muerte. E inscribe en la carne de aquellos que lo han vivido heridas que no se pueden cerrar definitivamente. Por otra parte, si la violación no mata físicamente a la víctima, la mata, a menudo, en las profundidades de su ser. Lo importante en cualquier caso, ante esta tragedia no es juzgar y condenar, sino escuchar, acompañar. Pues importa buscar los caminos para ayudar a las personas a salir de tales situaciones de horror, a rehacer sus vidas y a reencontrar el camino del gusto por vivir.
Creo que nuestra responsabilidad como cristianos es, primero y ante todo, mostrar la bondad y la misericordia de Cristo Jesús, que se hace solidario con todas las heridas humanas, para asegurar su amor, y en este caso, su amor por este niña, por su madre, por los propios médicos (que se encuentran) a menudo en una terrible tragedia de conciencia.

Roger † Ébacher
Obispo de Gatineau
16 de marzo de 2009

=============


Excomunión en Brasil

Queridos diocesanos y diocesanas:

Un segundo motivo me anima a escribiros, queridos diocesanos y diocesanas, a raíz de los ecos que he recibido del drama de la niña brasileña violada por su padrastro, y ya que el recurso al aborto ha sido denunciado públicamente y sancionado por la autoridad diocesana. Comprendo los sentimientos de incomprensión, indignación y la revuelta que han afectado a muchas personas, especialmente a las mujeres, ante la noticias de la medida de excomunión, que afectó a las personas involucradas.

Experimento gran tristeza al pensar en el caso extremo de esta niña que debería haber sido tratada de una forma más humana y más evangélica. Permítaseme traducir aquí la intervención del Presidente de la Academia Pontificia para la Vida, Mons. Rino Fisichella, que se ha publicado en su totalidad en la primera página del diario del Vaticano, L'Osservatore Romano, ayer 15 de marzo: "Carmen (nombre ficticio) tuvo que ser defendida en primer lugar, besada y acariciada suavemente para hacerle sentir que todos estamos con ella, todos, sin excepción alguna. Antes de pensar en la excomunión, es necesario y urgente para proteger a los inocentes y la vida para ver un nivel de humanidad, en el que nosotros, los hombres de la Iglesia, debemos ser expertos heraldos y maestros. No fue así, y por desgracia, la credibilidad de nuestra enseñanza sufre, porque aparece en los ojos de muchos como insensible, incomprensible y carente de misericordia”.

Saludo, con alivio y gratitud la pastoral de intervención de una autoridad competente que pide la comprensión de las circunstancias extremas en torno a este caso y una actitud de respeto y compasión hacia las personas involucradas. Invito a todas las personas de buena voluntad de leer atentamente la declaración de Mons. Fisichella para comprender mejor la actitud pastoral de la Iglesia, incluso aunque su enseñanza sea constante en relación con el respeto de la vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte natural.

Pueda el tiempo de Cuaresma, propicio a la oración y a la conversión, hacernos reflexionar sobre los trágicos casos de violencia doméstica que han cambiado nuestra sociedad en los últimos meses. Que el Espíritu del Señor nos ayude a sentir empatía de manera concreta hacia el sufrimiento de las mujeres que por una razón u otra, han sufrido la tragedia del aborto y por las que han sido víctimas de violación. En el que renovar nuestro reconocimiento y nuestro compromiso por el valor de la vida humana en un mundo que necesita nuestro testimonio de amor y misericordia.
Invito a todos los fieles a rezar por el Papa y su ministerio, que es el de confirmar a sus hermanos y hermanas en la fe, y les deseo a todos y a todas vivir esta subida hacia la Pascua en la esperanza de la unidad y el consuelo de la Paz que viene de Cristo Resucitado.

Cardenal Marc Ouellet
Arzobispo de Quebec
16 de marzo de 2009

==================

Compasión, no excomunión

† Raymond St-Gelais. Obispo de la Diócesis de Nicolet

Nicolet 16 de marzo de 2009 - El público sigue expresando su incomprensión, su repugnancia a la excomunión dictada por un obispo brasileño contra la madre de una niña de 9 años embarazada de gemelos como resultado de una violación, y contra los médicos que realizaron el aborto.

Personalmente, lamento la reacción del obispo brasileño, en su dureza legalista, una decisión que no tiene en cuenta ni el drama vivido, ni el peligro físico y moral que enfrenta la niña. Esa posición me parece lejos del Evangelio. Yo siempre defenderé la dignidad y el respeto a la vida desde su origen hasta su fin. Pero antes, tal drama, es preciso llevar una palabra de compasión, no excomunión.

El equipo médico decidió realizar el aborto a causa de los riesgos que el embarazo hacia correr a la salud de la chica. ¿Por qué añadir severidad a tanto sufrimiento? Hacia falta primero acompañar, animar, permitir salir del horror, reencontrar sentido y gusto a la vida El amor y la misericordia hablan siempre más fuerte en el Evangelio, que la condena y la exclusión. Como obispos, tenemos primero que mostrar la ternura y la misericordia de Jesús, el único Pastor verdadero.

† Raymond St-Gelais
Obispo de la Diócesis de Nicolet

==================

No hay comentarios:

Vídeos sobre pobreza y subdesarrollo

Loading...

Vídeos sobre ecología y cambio climático

Loading...

Vídeos sobre guerra y conflictos armados

Loading...