martes, 24 de febrero de 2009

Críticas y sugerencias ante el Sínodo "para" África


Ofrecíamos, hace dos días, el documento de trabajo del Sínodo de África.
Ante la Conferencia de Aparecida (V CELAM), estuvimos ofreciendo, desde Proconcil, documentos y aportaciones, referidos a ese acontecimiento eclesial. Es una manera, entre otras, de estimular la participación y la inclusión en acontecimientos eclesiales de primer orden. Los desarrollos de estos procesos no serán tampoco ajenos a las relaciones Iglesia -sociedad y al diálogo interreligioso en el camino hacia la justicia y la paz. También afectarán a las relaciones dentro de la comunidad eclesial y a la propia estructura y Misión de la Iglesia.
Hoy mismo,leemos en la Agencia italiana ADISTA, una crítica a varios aspectos de la preparación y desarrollo de este Sínodo. Les remitimos al original italiano, pero hemos querido ofrecerles una primera traducción elemental de su contenido; esperamos que con ello puedan entender de donde proceden algunas objeciones.

SÍNODO “PARA ÁFRICA”. NO SÍNODO “DE ÁFRICA”.
El nombramiento del Papa a la vista de la Asamblea de Obispos
http://www.adistaonline.it/?op=articolo&id=43999&PHPSESSID=93d58c6a1d08e9a42faa103d8f16292d
34864a CIUDAD DEL VATICANO-ADISTA. Dos importantes novedades en el camino hacia la Segunda Asamblea Especial para África del Sínodo de los Obispos, que se celebrará en el Vaticano del 4-25 de octubre de 2009, sobre "La Iglesia en África al servicio de la reconciliación, la justicia y la paz”. La primera es la aprobación del Instrumentum laboris, y el otro, el nombramiento de Benedicto XVI a la vista de la Asamblea.

África está enferma ...

En cuanto a la Instrumentum laboris, el texto será entregado personalmente por el Papa a los Presidentes de las Conferencias Episcopales de África 19 de marzo, en Yaundé, durante la visita pastoral al programa en Angola y Camerún (17a-23o de marzo). En el Instrumentum - según lo previsto por un comunicado de prensa distribuido por el secretario general del Sínodo de los Obispos - se muestran "importantes aspectos de la situación eclesial y social en los países de África, lo que demuestra el gran dinamismo de la Iglesia, junto con los desafíos a los que se enfrenta; y que el Sínodo tendrá que considerar, para que el crecimiento cuantitativo de la Iglesia en África se convertirá también en cualitativo. " Importante referencia al hecho de que el primer sínodo de África, el de 1994, ha hecho "una opción preferencial por los pobres", que muestra "que la situación de miseria y opresión que aflige a muchas naciones africanas no es irreversible, sino que todos estamos frente a la conversión de una conducta de vida completa, una empresa camino a la santidad. " Que el Sínodo, añadió la declaración, había "insistido en la Iglesia-Familia de Dios" ahora, "es necesario promover la aplicación de las sugerencias, para dar respuestas eficaces a una África sedienta de la reconciliación y la búsqueda de la justicia y la paz. Los conflictos locales o regionales, la flagrante injusticia y la violencia que afectan a todas las personas de buena voluntad y de manera muy especial a la Iglesia”. En África, en realidad, "no faltan las situaciones de tensión y la violencia, la explotación y la injusticia", pero "si es cierto que en Jesucristo pertenecemos a la misma familia y compartimos la misma Palabra y el Pan de la vida, si es igualmente cierto que somos hermanos en Cristo, hijos de Dios y en Él formamos una familia, entonces no debe haber más injusticia y guerra entre hermanos”.


... pero el diagnóstico es "intramoenia" (entre-muros)

El Instrumentum laboris es la base para la labor de los Padres sinodales. Es el resultado de la síntesis de las contribuciones, las propuestas, la información estudiada y desarrollada por la conferencia episcopal africana, a partir de los Lineamenta. El documento, va acompañado de un cuestionario, que sirve para presentar brevemente a las iglesias locales, las cuestiones que se encuentran en el centro del debate del Sínodo (Adista n ° 59/06). En su fase de estudio por la Iglesia africana, en lo referente a la profundización en las realidades locales africanas, el documento aparentemente ha sido recibido con varias reservas, en particular, el documento ha aparecido lejos de la riqueza pastoral y teológica de las realidades africanas, también por las referencias basadas casi exclusivamente en el magisterio papal y en los documentos de las congregaciones romanas. Un hecho que no sorprende tanto si se considera la posibilidad de celebrar, una vez más el Sínodo – como se hizo ya en 1994 - en Roma, bajo el control efectivo de la Curia, y no en África. El texto de los Lineamenta también fue ampliamente criticado por no haber incorporado la elaboración teológica y la experiencia de fe de las Iglesias de África y de ser débil y contradictorio en muchas cuestiones importantes (el papel de las mujeres y los laicos en el diálogo de la comunidad, el diálogo interreligioso, las vías de búsqueda de la paz y la justicia, Adista N º 18/09).
La exclusión de temas - tales como el celibato obligatorio para los sacerdotes de la Iglesia Latina - que debe ser discutido abiertamente, fue duramente criticado por el Arzobispo de Johannesburgo Monseñor Buti Joseph Tlhagale. En una entrevista concedida a Nigrizia ( diciembre de 2008) Tlhagale también ha criticado la forma “en que desarrollamos el Sínodo: Las intervenciones de los Obispos - dijo – tendrán
lugar dentro de un programa ya decidido, y la declaración final estará listo antes de que acabe el Sínodo. Cada obispo tendrá cinco minutos para hablar. Escucharemos los las intervenciones de prelados, pero los problemas de la Iglesia Católica en África no se debatirán en el Sínodo. Y este es un límite. "

Además, el hecho es que, por ahora, cuando acontezca Sínodo, el gran ausente serán los teólogos y laicos africanos. Muchos laicos y muchas organizaciones y comunidades católicas del continente aún no saben que habrá un segundo Sínodo Africano. Otros lo saben, pero no han leido los Lineamenta. Responsabilidad es también de las diócesis, muchas de las cuales no han organizado iniciativas de estudio y profundización del documento ni han corresponsabilizado a los fieles en la elaboración de las respuestas a las preguntas del cuestionario. Ciertamente muchas naciones del continente africano durante el último año y medio han tenido que abordar cuestiones de emergencia (guerras, conflictos étnicos, el hambre, la xenofobia, los refugiados). Que el debate sobre Lineamenta ha sido lento e incompleto se demuestra por el hecho de que el Instrumentum laboris se produce tan sólo 6 meses después de la celebración del Sínodo. Un tiempo muy limitado (en el primer sínodo, el Instrumentum llegó 13 meses antes de del la celebración), que muestra cómo el material para la reflexión sobre Lineamenta que ahora está siendo examinado por la secretaría no ha sido abundante, debería inducir al Vaticano a tomar tiempo en espera de nuevas contribuciones. Ahora se tiene el Instrumentum laboris y la visita del papa a fin de comprender mejor la forma bajo que signo se desarrollará el Sínodo Africano.

¿Nombramientos “embedded”?

Difícil parece que la referencia a la opción preferencial por los pobres oriente a la Iglesia Africana hacia una orientación más social y menos dogmática, más encarnada en las necesidades reales del continente. Esto al menos dicen los nombramientos del Vaticano, con la participación de clérigos conservadores, en fuerte en sintonía con el sentir del Vaticano. A partir de, al menos, dos de los tres presidentes delegados del Sínodo: el primero, el Cardenal Francis Arinze, prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, es uno de los dirigentes de la Curia más conservadores, junto al Cardenal Wilfrid Fox Napier, Hermano Menor, arzobispo de Durban, que forman parte de los que se oponen a la liberalización del uso de preservativos para detener la propagación del VIH en África y, por último, el Cardenal Théodore-Adrien Sarr, arzobispo de Dakar (Senegal), más orientado hacia la comunidad, el impacto que los fenómenos de la globalización producen el continente africano y el diálogo con el mundo musulmán (que en el Senegal es de 90% de la población) .

El Relator General, que se encargará de proponer temas para el debate y recoger las conclusiones sinodales , es el Cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, Arzobispo de Cape Coast (Ghana). Turkson, en la visita ad limina de 30 días (octubre de 2005), fue escéptico con respecto a la introducción de viri probati (propuso que, entre otras alternativas, el aumento de la tasa de natalidad para aumentar el número de vocaciones), sostuvo que el celibato sacerdotal es parte integrante de la tradición cultural africana, defendió un modelo de inculturación muy prudente, invocó el principio de reciprocidad en relación con el mundo musulmán. Los Secretarios Especiales del Sínodo serán Mons. Damião António Franklin, Arzobispo de Luanda (Angola) y Rector de la Universidad Católica de la ciudad, y Monseñor Edmond Djitangar, obispo de Sarh (Chad). (Valerio Gigante)

Nº 22 28 de Febrero de 2009

www.adista.it

(Sobre este tema del acompañamiento del Sínodo, pueden ver también la Revista del IEME,nº 223 (Marzo-Abril de 2008) en el siguiente enlace:
http://www.ieme.org/miex223.htm

No hay comentarios:

Vídeos sobre pobreza y subdesarrollo

Loading...

Vídeos sobre ecología y cambio climático

Loading...

Vídeos sobre guerra y conflictos armados

Loading...