martes, 13 de enero de 2009

En el autobús de la vida

En estos días,se ha producido un fenómeno curioso, por desacostumbrado: primero en Londres, luego en Barcelona y también ya en un municipio de Madrid,han empezado a circular algunos autobuses, financiados en su propaganda de manera privada, con lemas sobre la existencia o no existencia de Dios y consejos a los ciudadanos, al respecto. Sin entrar en ningún tipo de juicio sobre este hecho, numerosos comentarios que hemos escuchado en distintos medios, nos han sugerido una reflexión, en la que pretendemos alejarnos de polémicas confrontativas, sin caer por eso en el relativismo ético.

"El desenfoque de la bipolaridad: Teos versus ateos"

Donde pongo la vida pongo el fuego/de mi pasión volcada y sin salida.
Donde tengo el amor, toco la herida./Donde pongo la fe, me pongo en juego.
Pongo en juego mi vida, y pierdo, y luego/vuelvo a empezar, sin vida, otra partida.
Perdida la de ayer, la de hoy perdida,/no me doy por vencido, y sigo, y juego
lo que me queda: un resto de esperanza./Al siempre va. Mantengo mi postura.
Si sale nunca, la esperanza es muerte./Si sale amor, la primavera avanza.
Ángel González

(E.R.B) Hay quien ha vivido el yugo de una religión impuesta. Otros lo han vivido de un ateismo “científico” impuesto. Es normal y saludable que todos nos rebelemos contra ese poder de las “ideologías” que camufla otros poderes, e intentemos trabajar por estados laicos, en el sentido de “no confesionales” (ni confesionales de la a-confesión). Sin olvidar que el “hoy” es el “aquí y ahora”. Está bien retomar la memoria, para aprender y mejorar; e incluso, para pedir perdón cuando toca y reparar daños, si podemos; no para desatar furias y temores ancestrales.

Un importante número de personas viven una espiritualidad teísta. Un importante número de personas viven una espiritualidad no teísta (incluyendo sectores del budismo); y, de ellos, algunos niegan –explícitamente- la existencia de Dios. Lo planteamos así, porque lo de menos es el número. El diálogo sobre una realidad trascendente no se debería reducir tampoco a una disquisición racional. Tampoco se tiene por que oponer a ella; puede ser conciliable, siempre que se reconozca la diferencia de nivel en el que se está hablando. Y, no hay que olvidar que tiene una parte importante de experiencia, pudiendo ésta, incluso, variar en una misma persona a lo largo de su vida.

Si se hablara de una polaridad "teos" vs. "ateos", habría numerosos ciudadanos que no se incluirían fácilmente en uno u otro espacio; algunos pueden tener una creencia difusa en que “algo tiene que haber”; otros “no saben, no contestan", entienden que no es un tema que quede a su alcance; y para muchos el debate no está en el centro de sus preocupaciones. Si participan en asociaciones, serán de otro tipo. Pero también hay creyentes de alguna religión,no hay que olvidarlo, que no quieren vincular la confesionalidad explícita a su vida pública. Cualquiera de todos ellos, potencialmente, puede tener una conducta honesta, compasiva y solidaria, o no tenerla. Cada uno de ellos puede sentir gozo en la vida o carcomerse las entrañas. No es algo esto, estrictamente ligado a una posición religiosa o atea. Si bien, como dice el verso "donde pongo la fe, me pongo en juego". Pero esta fe no tiene por qué ser en un "dios".

La manifestación religiosa tiene también carácter de manifestación cultural. No todas las manifestaciones culturales son aceptables en determinados espacios y tiempos (no absolutamente hablando), pues las hay que atentan contra la vida y la dignidad de otros. En principio, como patrimonio cultural y humano, debe ser reconocida y protegida, en su diversidad, por los Estados; sin menoscabo, ni perjuicio de otras manifestaciones culturales no religiosas, con tal de que unas y otras tiendan a respetar la vida y la dignidad de las personas. Cuidando, eso sí,la diversidad de espacios y funciones.

Presumimos también que esta dimensión fundamental en el proceso de construcción personal-relacional, no debería quedar relegada a oscuros rincones, e ignorada en aquellos espacios donde se enseña el respeto a los Derechos Humanos y a los valores democráticos: para que las manifestaciones religiosas y las relaciones entre la diversidad, se vayan puliendo en ese filtro que hace posible el mutuo conocimiento, la convivencia, el respeto y la paz. Y, también, para que aporten a una búsqueda ética lo mejor de su espiritualidad.

Ahora vamos a algo que nos preocupa,porque puede pasar desapercibido: hay creyentes y no creyentes y estructuras ,confesionales o no, cuya religión – lo sepan o no lo sepan; lo confiesen o no lo confiesen- es el poder, el dinero, el lucro. Se van perdiendo escrúpulos para aplicar cualquier método para obtenerlo. A unos se lo justifican sus Dioses. A otros no hay dios que les ponga freno. Este hecho no debería quedar desdibujado por otros debates. Porque, no es, directamente, la creencia o no creencia en Dios lo que determina una actuación alienante para el sujeto y lesiva para la Humanidad. Aunque, ciertamente, existan fundamentalismos e integrismos, de diverso signo y condición, que son denigrables en si mismos.

Cuando parece que la sociedad queda dividida entre teístas y ateos; o se atribuye a la religión, o a la ausencia de ella, la presencia del “mal en el mundo”, pensamos que hay un desenfoque fundamental. Tenemos todos entre las manos retos muy graves, que afectan a la Vida, especialmente de los más pobres, a la Paz y a nuestro Mundo, como para que situemos el problema en generar frentes de discordia pública en torno a lo inasequible; en vez de mirar en nuestro entorno, para ver que mundo estamos construyendo, con rezos o sin ellos. Y ojala podamos hacer algún tipo de oración común, con las manos unidas, dirigida hacia lo más íntimo de nuestro Ser (y ahí cada uno encuentre lo que sea), que nos ayude a lograrlo.

Con ese ánimo, sacamos hoy a pasear nuestro autobús virtual, con los siguientes versos:

“Juguemos lo que queda: un resto de esperanza
Si sale nunca, la esperanza es muerte. Si sale amor, la primavera avanza”

No hay comentarios:

Vídeos sobre pobreza y subdesarrollo

Loading...

Vídeos sobre ecología y cambio climático

Loading...

Vídeos sobre guerra y conflictos armados

Loading...